Un antiacido para después... de comer, por favor...


Es muy cierto que en Alemania  se pagan impuestos, si, muy cierto… bastantes, ahora que cotizo en Alemania (que cotizo, en general, y no porque sea la primera vez que trabajo, no, si no porque no olvidemos que en nuestro amado país que te hagan un contrato, a veces, es un sueño) Pues ahora sé lo que es pagar impuestos, de hecho, de mi sueldo como ayudante de cocina (oigan ustedes, solo ayudante, eh?? No cocinera) los alemanes se quedan 400 lustrosos euros, vaya tela… Pero que es lo que pasa? Que aun así, para ser un sueldo de ayudante de cocina, cobro en neto lo mismo que en España mis amigos, los cuales trabajan como “Jefes de partida” cobran como cocineros, porque Spain is different, y si te puedes ahorrar 200 euros del sueldo de tus empleados… pues lo haces. Y donde van esos 400 euros que pago de impuestos todos los meses ( llevo 15 dias trabajando, lo admito) Pues… desde luego no para gastos eléctricos porque aquí las calles son oscuras, por qué son oscuras?? Porque no hay delincuencia, puedes confiar en ir por la calle a oscuras, que no serás asaltado a punta de cuchillo jamonero, como mi buena amiga O. fue asaltada…
Esos cuatrocientos eruros mensuales, no suelen doler mucho, porque además de sanidad se incluye en ellos gastos de dentista ( si, como lo oyen, la salud también esta en la boca) ajá! Y pensábamos que nosotros teníamos sanidad gratis…  (voy a volver a España con unos dientes monísimos) Y también iran destinados a la educación de mis imaginarios hijos rubisismos y perfectísimos, que llegaran a la universidad,  probablemente hablando Ingles, y algún otro idioma secundario. Y ustedes pensaréis “Pero si en España también se da ingles en el cole… “Si, pero volvemos al tema, es cuestión de actitud… Mis futuros e imaginarios hijos rubísimos y perfectísimos, serán educados por alemanes, que quiere decir eso?? Que posiblemente no prime la ley del mínimo esfuerzo ( si el padre es Alemán, claro, porque la mitad de los que leáis esto me conocéis y sabéis que yo soy inconstante en todos los mundos posibles, no nos vamos a engañar a estas alturas de la vida) y en el cole recibirán educación de mano de un alemán que no estudio magisterio porque era lo más fácil, y que pasa olímpicamente de si el niño estudia, aprende o no, como pasa en España… cuestión de actitud.
Mis imaginarios hijos rubísimos y perfectísimos, se independizaran lo más pronto posible, esto es, posiblemente, aunque estén estudiando buscarán trabajo, por qué? Les gusta ser útiles e independientes, así que aunque yo este forrada en billetes (esta es mi historia y en ella soy rica, para eso la escribo yo) ellos no se esperaran a vivir de mi hasta que puedan vivir de mis nietos ( uy, la historia se va poniendo seria) Además tendrán solo dos horas de clase por semana, sin contar asistencia, pero … keine problem! Porque ellos sabrán que tienen que estudiar, y todos los días harán sus horas de estudio, no como hacia su madre en España…( pero esta parte no se la contaré) no nos vamos a engañar. Cuando busquen un trabajo no esperaran que sea en negro para no pagar rigurosamente sus impuestos, por favor!!! Que son alemanes…
Así que cuando digáis “es que en Alemania pagan más impuestos” si, cierto, y cobran un mayor sueldo, y ahora diréis “pero el nivel de vida es mayor” mentira, a no ser que seas chica y te quieras hacer las ingles brasileñas… pagar eso si es dolor, y no que te hagan la cera completa. En España el problema no es que haya o no dinero, “haberlo hailo” el problema es la actitud. Los trabajadores son honestos, porque los empresarios son honestos, y así todos ganan. Es como lo del reciclaje, en España, yo lo admito rotundamente “No reciclo” pero además que no es por vagancia, que no, que es que no reciclo porque no me da la gana. En Alemania una Cocacola te cuesta lo mismo que en España (el ejemplo de la Cocacola no es muy bueno, porque aquí se ahorran una pasta en añadirle azúcar, que lo noto… que no me engañan, pero en fin, nos es válido por ahora) Qué pasa con esa Cocacola?? Pues te la bebes, obviamente, si te gusta la Cocacola alemana… claro, en fin. Y tú vas con tu botella vacia, la devuelves, y te devuelven lo que ha costado el plástico. En España no, en España te plantan un contenedor amarillo en la puerta de tu casa, y si no echas ahí tu botella vacía, con lo que has pagado por ese plástico, pues eres una horrible horrible persona. ¿Te quedas con mi dinero o me haces sentir mal? ¿ese es el trato? Pues no hay trato. Ah, que contamino? … Otro día hablamos de eso.
En fin, que para vivir como alemanes, y pagar como alemanes, tenemos que “mamar” primero como alemanes, y eso esta muy lejos de ser algo que un español quiera hacera día de hoy, cuestión de actitud.  Así que lo primero… cambiemos la actitud, y eso es algo muy bueno sobre lo que pensar hoy, que estamos de huelga, pero no de huelga de pensamiento señores. 

Gente Impresentable

Hoy he soñado contigo. Me he despetado y el sueño se mantenía de forma nítida en mi memoria, como si fuese un recuerdo… Que digo yo que qué más dará la diferencia, si los recuerdos son pasados, y el pasado ya no existe…
Estabas sentado, sonriente, y entonces yo te veía y sonreía feliz: Que ganas tenía ya de verte.
Me dabas un abrazo, que bien saben tus abrazos, porque los das con ganas, y aprietas, y te siento cerca.
Y entonces me besabas. Besas bien hasta en sueños.
¿Te acuerdas la primera vez que nos besamos? Seguramente no, porque ibas muy borracho, y yo no quería besarte por ese motivo, pero la carne es débil… Y también guardo amargo el recuerdo de la última vez que me dieron ganas de besarte. La gente tendría que aprender a pedir aquello que quiere con mayor facilidad, que miedo nos dan los noes…
Entonces me he despertado, y era bien temprano. Que rabia dan esos sueños en los que te despiertas y piensas “que bien que estaba yo dormidita”  Y no que ahora pienso que era todo producto de mis mundos oníricos… Que mala suerte. Bueno, en la vida real también…
Me he despertado con ganas de llamarte
Con ganas de escribirte esto… De decirte que es para ti…
Y que tengo muchas ganas de verte…
Pero no sé si es real.


La invasión de los ultracuerpos

 El otro día estaba viendo esta película horrible de serie B, llegué a una conclusión, después de observar durante mucho tiempo el mundo que me rodea, y en conjunto con esta película, y ahora lo tengo claro: Nos han invadido. Si, si, como en esa película asquerosa, los extraterrestres se han ido apoderando de la humanidad. No hay otra forma de explicarme las cosas que están pasando. Al menos no quiero pensar que la misma mano que firma una transacción para joder a media Europa, es de mi especie. Que las manos que conceden créditos para museos de pseudociencias (si llegan a eso) mientras el presupuesto para I+D es una mierda… no son de este planeta, son extraterrestres fijo, que están deslumbrados por los souvenir baratos del planeta tierra, como los turistas cutrones que van a ver el museo de los leprechauns a Dublín, porque si no, no me lo explico.
¿Y los jóvenes que van en masa a ver al papa, y aprueban encantados el dinero que cuesta que este venga a España, mientras en el cuerno de África la gente se muere de hambre? Son humanos? Espero que no. Y ese santo padre, ¿no tiene nada que decir? No será de aquí.
¿Y las personas egoístas que salen a la calle para protestar por cosas que hacen felices a otras personas? ¿Pero en cambio se quedan sentados a la hora de reivindicar sus derechos? Esos son a los que más se les nota que no son de aquí, que vienen nada más que a malmeter y luego se iran a sus planetas cuando la cosa se ponga chunga, esta claro.

Hoy el sabor a lo que me recuerda todo esto es... 



 a nada.


Diálogos socráticos en la hora de la siesta


-Mira lo que pone aquí, que Kant preparaba siempre la mostaza para cuando tenia invitados.
-Deja de leer esas tonterías, que seguro no es lo que te tienes que estudiar.
-Yo no podría cenar con Kant, odio la mostaza, y sobre todo si es casera… como si la vida no fuese suficientemente amarga. Y encima seguro que el tío era un estirado y si le rechazabas la mostaza se ofendía.
-No creo que sea muy relevante para tu trabajo lo que comía Kant.
-Seguro que si. Tanto amargor genera mucho acido, y eso le crearía una ulcera. Pobre hombre, feo y enfermo. Seguro que no era solo dolor tantálico lo que padecía.
Un día, si os hacéis famosos, escribiré un libro sobre vuestros habitos culinarios.
Dani es tan enfermo casi como Kant, se levanta una hora y media antes para desayunar.
Hablaré de tus cinco claras de huevos diarias, y de los bocadillos de calarames de Migué, de la extraña obsesión de Belén y el pescado, y de los empachos de tostadas con tomate y roquefort de Tere y mios… Y contaré aquel día que fui a tutoría del profesor de Antigua.
- ¿Qué te pasó?
-Había ido a ver mi examen suspenso, y no porque pensase que tenía más nota, si no porque no me creía que tuviese un cuatro. Así que fui a ver si me lo había puesto por pena. Y me dijo, a ver ¿Tú has estudiado para mi asignatura?  Y yo le decía que sí, pero que era mucho temario, y que no tenia habito de estudio, que yo no había hecho bachillerato, y me faltaba base (Yo dando pena) Y me pregunto que cómo había entrado a la universidad, le dije que por el grado superior, y me preguntó que de qué era el grado. Mira, cuando le dije que era cocinera, se sonrió y me preguntó ¿Y tú sabes hacer tocino de cielo? Me tuve que reír, entre su cara de ilusión, y el recuerdo de la semana que me pase con mi jefe buscando el tiempo de horneado perfecto para el tocino de cielo. Y cuando ya se puso a explicarme que él había aprendido a hacer un bizcocho, porque no le gustaba los de las tiendas, que gracia. Y mientras hablaba yo pensaba en el surrealismo de la situación.
- Ea, ya sabes lo que tienes que hacer para aprobar. Jaja.
- ¿Ves como es importante saber lo que comen los filósofos?

                                          http://www.youtube.com/watch?v=3CUxVbcZdOg

Tocino de Cielo (Más difícil que la mostaza, pero también más rico)
  • Agua 0,5L
  • Azúcar 0,5L
  • Yemas 10 unidades
  • Huevos 4 unidades
Elaboración
  1. Precalentar el horno a 175º
  2. Preparamos un almíbar con el agua y el azúcar. El que sea valiente que moje un poco el dedo, y si cuando juntas los dos dedos mojados en almíbar (y quemados) y después de separarlos despacio, se forma un hilillo, es que esta listo el almíbar. No hay que pasarse de 130º, pero dudo que tengáis termómetro en vuestra casa. Confió en vuestra suerte.
  3. Batir bien las yemas y los huevos, muy muy bien, ¿eh? Mientras vamos dejando que el almíbar se enfrié un poco, porque si no... se cortara la elaboración cuando agreguemos el almíbar, igualmente esto es posible que pase.Muy posible, ya que la yema coagula a 70º y el almíbar se lo añadiremos a una temperatura superior.
  4. Ir añadiendo el almíbar a las yemas y huevos batidos, poco a poco, y batiendo muy bien con la varilla.(vamos, rapidito es a lo que yo llamo "muy bien")
  5. Rellenar un molde liso, y cubrir con papel film bien. Así la capa superior no nos sabrá a tortilla francesa con azúcar, y la cocción será mas homogénea.
  6. Meter en el horno a 175º durante 45 minutos... más o menos (¿habeis leído lo que he escrito sobre la semana que estuvimos buscando el tiempo idóneo de cocción del tocino de cielo? pues este problema surge de que no todas las yemas pesan lo mismo, y como la pastelería es tan precisa es difícil encontrar los gramos exactos de yema que se necesita. Como mucho puede que si os pasáis de tiempo este un poco más cocido, pero si no eres un enfermo de la cocina como mi exjefe... no pasa nada)



No me lo advirtieron los dados

Lo vi y pensé "Para mí"
Y tras una noche de conversaciones, tras una partida de rol, y chistes varios. Llegó la espera en la parada de taxis.
- ¿Has visto Trainspotting? 
- No.
- Bueno, lo que intento decirte es que no voy a dejar pasar ningún taxi más, en el próximo me iré, y si no me acompañas quizás no volveremos a vernos...


Y fue para mí.


Pero la vida se tuerce. Y si aveces es difícil, y además te equivocas haciendo previsiones sobre lo que uno hace consigo mismo... Nada hay de raro, ni nada hay de malo, en que fallen cuando las predicciones son para dos.
Bueno, esta el dolor.
Ese dolor... que es físico. La gente piensa que no, yo pensaba que no. Que era una metáfora de saldo para expresar ese sufrimiento.
Pero no. Es real. Es como si de pronto se abriese un hueco en tu interior, y un torbellino pasara a través de el, removiéndolo todo a su paso, descolocándote el interior por completo. Haciendo que colisionen entre sí el pasado, el presente y el futuro... Y entonces se derrumban. La realidad deja de existir por unos instantes, o almenos es lo que quisieras.
Al día siguiente, con un dolor de cabeza horrible, coges el teléfono...

- Ayer tuve un sueño horrible. ¿Fue un sueño, verdad?
-... No




Pero... http://www.youtube.com/watch?v=MMShz_06-MM


Ensalada de Naranja y Zanahoria.

  •  1 naranja
  •  1 paquete de zanahorias cortada a tiras de los del mercadona, también se pueden rallar (en el modo más grueso posible) un par de zanahorias, pero queda más presentable la primera opción, aunque sea muy grueso esta rico.
  • 30 gr de uvas pasas. Un puñadito más o menos, según nos guste más.
  • Sal.
  • Aceite de oliva.
Elaboración:
  1. Si las zanahorias son de paquete... volcar medio paquete en un bol, fácil, eh? Si son enteras, pues rallarlas. Que queden gruesas, o nos tendremos que comer la ensalada con cuchara.
  2. Pelar la naranja, y separar los gajos a vivo (es decir, pelarlos si que quede piel blanca) Se reserva un poco de zumo de la naranja, y los gajos se pican medianos y se añade con la zanahoria al bol.
  3. Añadir las uvas pasas.
  4. Hacemos una vinagreta, la base ácida será el zumo de naranja que hemos reservado, lo mezclamos con aceite de oliva en proporción 1 de zumo y 3 de aceite, pero como el zumo es más suave que el vinagre podemos poner 2 de zumo.
  5. Añadimos la sal a la vinagreta y condimentamos la ensalada...
Sencilla pero rica ^^





Crema de coliflor para Universitarios de Nivel 1

Este año ha sido mi primer año como universitaria, y más que eso, al fin estudiaba aquello que cuando tenia 17 años decía que estudiaría. Aunque luego mi camino se desvió un poco… bastante.
Ha llovido mucho, y llegado el momento, poca gente me apoyaba ó tomaba en serio, y menos aun contaban con que me fuese a ir bien el curso tras mi pasado académico: No acabar el bachillerato, y hacer formación profesional. El comentario de “Tú te crees que la Universidad es como eso que estudiabas, y no, eh??” Lo he tenido que escuchar en sus diferentes variables.
Pero en fin, la cuestión es que entre la oscuridad, tenia un rayito de luz que me hablaba de mi carrera de esa forma especial, que solo la gente que ama verdaderamente algo, lo hace. Y esos sentimientos me los trasmitía de una forma tan especial que reforzaba aquello que yo había decidido, y con más ilusión emprendía el camino en el que ahora estoy.
Así transcurrieron mis primeros meses de clase, entre clases interesantes y consejos sabios, con duros momentos, ya que el cambio de habitos, de gente,de ciudad, de costumbres se me hacia difícil, y me planteaba dudas ¿realmente estoy en mi camino? ¿no debería haber seguido en mi ciudad, en mi trabajo, en mis aficiones? Y entonces aprendía algo nuevo, o mi amigo me decía algo que me hacia decirme a mi misma: Si, estoy en el camino, quiero ver que hay al final de el.
Recuerdo una semana de conferencias, en las que mi amigo se quedaba en la Universidad, y yo también para estudiar. Hicimos trato, yo cocino y almorzamos juntos.
De esa semana guardo un buenisimo recuerdo, de los ratos charlando, conociendo un poquito más a una persona maravillosa y peculiar. Y de mis primeras horas en la biblioteca, rebuscando entre libros, descubriendo cosas nuevas… Ya estaba dejando la fase de enamoramiento hacia mi carrera, y estaba empezando a entrar en la fase de quererla, como esas relaciones que son intensas a pesar del tiempo transcurrido.
Fue el inicio de un año extraño, en el que, aparte de conocer a muchas personas encantadoras, me he conocido un poco más a mi…
Durante una semana yo cocinaba, y juntos comíamos en nuestra facultad…Y hablando de facultad, la que tengo yo para hacer que las comidas aparenten ser repugnantes a la hora de meterlas en un tuper. Aunque estuviesen deliciosas, eso si,  así fue como conseguí convencer con mi crema de coliflor:

Crema de coliflor.

He de admitir ya, que fuera de la pastelería, uso mucho el ojímetro, ya que la cocina es así, un poco de esto y un poco de aquello, en pastelería las medidas necesariamente sí que tienen que ser exactas. Pero en este tipo de platos nos podemos tomar más libertades.

  • Una coliflor, o media si es muy grande. Unos 500gr. Aprox
  • Dos zanahorias, 150gr aprox.
  • Un par de patatas pequeñas. 150gr aprox.
  • Sal y pimienta (blanca, que es la que mejor queda con las elaboraciones con leche)
  • Una caja de quesitos tipo el caserio, pero de la marca que querais.
  • Leche, un cuarto de litro. (un vaso)
  • Agua.
  • Un puerro, pequeño, que hay puerros enormes!! Unos 100gr.
  • Aceite de oliva.

Elaboración

  1. En la olla que vayamos a usar, la cual debe ser pequeña, las verduras no deben nadar ampliamente por ella, tenerlo en cuenta. Ponemos el aceite al fuego y añadimos el puerro cortado en brunoise (para que se cocine antes) Lo pochamos, y cuando este pochado subimos el fuego para que coja un poco de color. Retiramos del fuego.
  2. Para que la coliflor se cocine bien, separamos las ramificaciones, y las echamos a la misma olla donde esta el puerro cocinado. Coceremos en ella la coliflor con el resto de verduras, y usaremos el caldo. Si echamos demasiado liquido no nos quedara cremosa. 
  3. Pelamos y troceamos las patatas y las zanahorias. Las añadimos a la olla con la coliflor.
  4. Añadimos el vaso de leche y terminamos de cubrir con agua. Recordar, que la olla no sea muy grande, si no necesitaremos mucho agua para cubrir… y saldrá mal. (Me repito, pero es que es importante)
  5. Ponemos a hervir.
  6. La sal no se echa hasta que no este terminada la cocción, ya que al reducir el agua nos puede quedar salada la elaboración, así que ojo! Igualmente tapamos para que no se pierda mucho liquido, y esperamos a que las verduras estén blandas.
  7. Retirar del fuego, añadir 5 quesitos y batir. Si nos gusta más intenso podemos añadir un par más.
  8. Rectificar de sal y pimienta.Y pasar otra vez la batidora para mezclar bien.
He tenido un buen ejemplo ^^  http://www.youtube.com/watch?v=muMcWMKPEWQ





CAFETERÍA AMÉRICA

Cuando era pequeña dos veces al año, mi madre y yo (mi padre trabajaba y raras veces nos podía llevar) cogíamos el bus de las 6:30 de la mañana en dirección a Córdoba, aun estaba oscuro y yo me dormía siempre sobre el hombro de mi madre, que me despertaba al pasar por el toro de osborne que te indicaba que entrabas en Córdoba mientras el cielo se iba tiñendo de cían.
Entonces la estación de autobuses era un sitio bastante tétrico y oscuro, sacado de cualquier película española de los años del franquismo.Estaba relativamente cerca del medico, al que íbamos andando, y después de largo rato en la sala de espera, en el cual yo siempre hacia algo por lo que ser regañada una y otra vez, entrabamos en el medico, que me ponía sobre ese cristal frió que tienen para confirmar que si, que mis pies son irremediablemente planos.
Lo mejor venia después, después incluso de que la de la ortopedia de al lado me entintara los pies... íbamos a desayunar churros!!! y a mi eso me encantaba, aveces, si íbamos a Galerías Preciados, también comíamos allí, en la cafetería América. Y después nos volvíamos al pueblo. Como yo era pequeña todo era grande para mi,incluso los viajes en bus.
Un día mi hermano tuvo que llevarme al medico, mis padres trabajaban los dos. Y después del medico me llevo a desayunar churros, después seguimos calle abajo, para emprender el camino seguramente a la corredera donde iría a ver tiendas de libros de segunda mano en las cuales las paredes solo se intuían, pues al pasar por un escaparate vi un dulce, de esos largos hechos con pasta choux que están rellenos de nata. Recuerdo que me lo compró, y después me pregunto que si aun quería otro.
Días mas tarde se lo conté a mi madre, que se rió y me dijo "yo nunca le dejaba repetir dulces, pobre, quiso que a ti no te pasara lo mismo"
Hoy día paso por esa calle todos los días, y siempre lo recuerdo, y me dan ganas de comer allí con mi madre y mi hermana,con ese camarero perpetuo. Ya no existe esa estación de autobuses, que en realidad mi memoria infantil no sabe ubicar. Los trayectos en autobús son extrañamente cortos, galerías preciados se convirtió hace mucho en el corte ingles, la tienda de libros de segunda mano desapareció entre las muchas columnas de la corredera, y hace años que no uso plantillas ortopédicas por dejadez...
Antes la vida con poco,me parecía mucho mas mágica...
Es esa cosa de dejar la infancia atrás


http://www.youtube.com/watch?v=2FGwos_hfVE&feature=share

PASTA CHOUX 
  • 200ml agua (o 100 de leche y 100 de agua) 
  • 10gr de azúcar 
  • una pizca de sal 
  • 40gr de mantequilla 
  • 40gr de manteca de cerdo (ó los 80gr de mantequilla)
  • 125gr de harina
  • 5 huevos (uno es para pintar los profiteroles antes de hornear, además los otros 4 pueden ser relativos, ya que si los huevos son muy grandes quizás hagan falta menos, esto hay que calcularlo a ojo, con cuidado, ya que si la masa queda muy liquida no sube)

Elaboración
  1. En un cazo se coloca la leche, el azúcar, las grasas y la sal, y se lleva a ebullición. 
  2. Cuando este hirviendo se le añade la harina tamizada, y se mezcla con la varilla hasta que quede uniforme.
  3. Se cocina hasta que la masa de despegue de las paredes del cazo (Que se quede un poco seca)
  4. Se pasa la mezcla a un bol, donde iremos añadiendo los huevos uno a uno y mezclándolo todo con una cuchara de madera. La masa debe ser espesa, pero no muy liquida. Ojo! Aunque en la receta ponga 4 huevos, si con 3 hemos conseguido esto, no añadimos más, o podemos estropear la elaboración.
  5. Introducimos en una manga pastelera (las hay desechables) Y disponemos la masa sobre una bandeja con papel sulfurizado ( del que no se pega, vaya) La masa debe tener la forma del profiterol de toda la vida, demasiado grande tardará más en cocinarse y saldrá feo.
  6. Pintar cuidadosamente los profiteroles con huevo batido.
Introducir en el horno, previamente precalentado, a 200º durante 15min. Hasta que la masa coja color.

A mi me gustan rellenos de nata, pero también se pueden rellenar de crema de cacao y de crema pastelera.